SE HA DESCUBIERTO Y DEMOSTRADO LA CAUSA Y COMO SE PRODUCEN TODOS LOS TIPOS DE CÁNCER

CÁNCER. SU VERDADERO ORIGEN.TEORÍA. PRUEBAS Y TRATAMIENTO.

Octubre 2.017

 

UN APUNTE

 

Con el actual sistema de Investigación Científica Internacional y el tratamiento que se vienen desarrollando hasta hoy, los fracasos son abrumadores. Y seguirán produciéndose, si los tratamientos no son los adecuados para combatir su auténtica causa, como así se hace en el tratamiento de cualquier enfermedad para combatir su respectivo origen.

Actualmente se conocen 300 casos de distintos tipos de cáncer15. No se puede concebir que los inicios del cáncer sean diferentes; todos se inician provocando una excitación celular en sus respectivos canales iónicos, lo que produciría irremisiblemente un peligroso aumento de voltaje eléctrico en dichos canales2, que son precisamente donde se produce y se inicia la corriente eléctrica2. Aquí, es donde debe iniciarse el tratamiento. (Ver tratamiento).

No creo, por otra parte, que el cáncer pueda ser de origen genético; si este proceso oncológico fuese así, pregunto; ¿por qué no se produce el oncogén en los tejidos que no están inervados por nervios primitivos o secundarios? Esta interesante pregunta queda aclarada en este estudio. Y se verá la importancia tan vital que tiene la neuroanatomía y la neuropatología en la producción de cáncer, y especialmente cuando la intensidad eléctrica alcanza de 13 a 15 electronvoltios (eV). "La intensidad eléctrica y las radiaciones ionizantes (RI) pueden provocar cambios en el número y estructura de los cromosomas18", y las propiedades fisiológicas y químicas17.

Pero "nunca se inicia el cáncer en el sector genético". Aquí se demuestra.

 

UNA QUEJA, UNA LAMENTACIÓN.

 

Mientras las autoridades científicas internacionales sigan confiando y apoyando sólo a los investigadores científicos de laboratorio, estoy convencido de que seguirán falleciendo miles de millones de personas por cáncer en los próximos años a nivel mundial.

Los investigadores científicos de clínica privados, actualmente, nos encontramos totalmente marginados. ¿Por qué?.

Aquí expongo las razones que me asisten para intentar convencer a los detractores de la "teoría electrobioquímica" sobre el origen, formación, y proyección de todos los procesos tumorales.

También demuestro el por qué se produce rara o muy raramente el cáncer en tejidos que sólo están inervados por nervios terciarios, (incluido el cáncer genético) entre otros interesantes puntos. Este original y convincente trabajo de investigación científica de clínica, está ampliamente consolidado por acreditadas epidemiologías internacionales que aquí se exponen.

Según FREUD, "Lo nuevo siempre se enfrenta con resistencia a ser admitido, y tanto mayor es cuanto mayor es la novedad". Me encuentro enfrentado a ello; considero, con suficiente fundamento, encontrarme en esta difícil y complicada situación.

 

 

Pedro García Férriz.

 

 

PREÁMBULO

 

El sabio investigador francés, Charles Nicoll, premio Nobel de Fisiología y Medicina (1.928) dijo que, "el cáncer jamás será descubierto, porque sobrepasa la capacidad de la mente humana".

Actualmente, las investigaciones que se vienen efectuando en todas las latitudes del mundo, van camino de contradecirlo.

Aquí se demuestra, que el cáncer se produce solamente por dos distintas causas; por electricidad o por tóxico-excitantes, principalmente[*]


. Por patología eléctrica, hay órganos que ofrecen resistencia a la formación neoplásica; son raros o muy raros. El nervio vago, que es el mayor de todos los circuitos eléctricos biológicos de nuestro cuerpo, nos demuestra cuales son los nervios primarios, secundarios y terciarios; los dos primeros, pueden producir un proceso tumoral, por ser portadores de intensidades eléctricas que pueden alcanzar de 13 a 15 electonvoltios (eV,) a partir de los cuales se puede producir el proceso tumoral, que más adelante se describe. Sin embargo, los nervios terciarios, por ser conductores de potenciales eléctricos débiles, es muy raro que produzcan el cáncer en los órganos que inervan (ver figs.1,2 y 2ª). La prueba del círculo eléctrico del nervio vago, que aquí se describe, no dudo en considerarla como irrefutable. Destacados departamentos de investigación nacionales y fuera del territorio español, dan credibilidad a cuanto aquí se expone.

Con respecto al oncogén, he de manifestar que es un cáncer más, de los muchos tipos de cáncer que se producen por patología eléctrica o por toxico-excitantes en nuestro complicado organismo. El cáncer genético, no es siempre hereditario14, lo que se hereda es, la misma patología del circuito eléctrico al que corresponde el gen. Lo que se observa y se demuestra en la investigación de laboratorio son los efectos causados por actividad eléctrica; son múltiples las secuencias que rigen los numerosos genes, que sólo pueden ser captadas en el laboratorio; ¿por qué, en numerosos casos de hermanos gemelos, la mayor parte de ellos no lo heredan; sólo lo heredan en un bajo tanto por ciento?. Lo lógico sería, que todos los hermanos gemelos heredasen la misma patología genética, porque, "todos los tejidos tienen las misma propiedades estructurales, químicas y fisiológicas (S.R.yCajal)17.

 

 

NERVIOS PRIMARIOS Y SECUNDARIOS

 

Para luchar contra cualquier enfermedad, incluido el cáncer, lo lógico es, combatir su causa;  desapareciendo esta, se eliminan los efectos. Dentro de las posibilidades que se puedan detectar en la investigación de clínica sobre el verdadero origen de todo tipo de cáncer, hay que resaltar, en primer lugar, el alto voltaje celular, que es el punto inicial de todos los cánceres. Aquí, en este estudio se demuestra.

En el campo del laboratorio se puede detectar y confirmar su posterior y complicado proceso; y se comprobará que, "solamente se puede producir un proceso tumoral en los tejidos inervados por nervios primarios o secundarios y muy raramente por nervios terciarios".  Con débil intensidad eléctrica, es difícil que se produzca una hiperexcitabilidad celular. Aquí se demuestra.

Las proteínas,  que son portadoras de electrones20, al ser escasas, como así ocurre en los organismos desnutridos  por no poder alimentarse, no pueden padecer de cáncer. Todas las epidemiologías  obtenidas en los países no industrializados, lo confirman. Más adelante se describe una mayor ampliación, confirmándose que, sin electricidad no pueden producirse acciones químicas.

Este complicadísimo trabajo de investigación se puede confirmar también a través de un criomicroscopio debidamente equipado con un detector directo de electrones20. Pero sólo detecta los efectos cuando ya se ha producido el proceso tumoral , que es precisamente lo que hay que evitar.

Lo cierto es, que se comete un grave error marginando a los investigadores de clínica. Lamentable, muy lamentable. A continuación expongo mi personal criterio, fundamentado en la teoría electrobioquímica.

 

Por qué aparece rara o muy raramente el cáncer en determinados órganos del cuerpo.

***

 

Considero, que el tratamiento del cáncer deberá estar siempre relacionado, principalmente con la causa. Actualmente sólo se tratan los efectos, o sea, la célula maligna.

Pero, nos encontramos ante una enfermedad en la que la causa no es única, sino múltiple. Son numerosos los elementos desencadenantes tanto de origen interno como externo que pueden desencadenar el inicio de muchos tipos de cáncer; 300 aproximadamente15.

El comienzo de la enfermedad se inicia con una constante y fuerte excitación en todo tipo de membrana celular, sea célula nerviosa, muscular, sanguínea, o linfática, seguida de un elevado voltaje de los canales iónicos. Y esta fase hay que combatirla lo antes posible (ver tratamiento).

 

Cáncer de origen interno

 

Cuando es de origen interno suele producirse, principalmente, por una fuerte y constante intensidad de corriente electroiónica; la corriente electroiónica de nuestro cuerpo va asociada siempre a la acetilcolina (ACh) que es precisamente la más excitante de todas las hormonas1.

La intensidad eléctrica y las actividades químicas se inician siempre en la membrana celular2, en la que se produce un alto voltaje en los canales iónicos, que son proteínas de acción motora2 que atraviesan la membrana totalmente2. Así, de este modo, la membrana queda peligrosamente hiperpolarizada, detalle que, actualmente, no se tiene en cuenta en el tratamiento del enfermo (ver tratamiento).

El tratamiento debería iniciarse con una rigurosa alimentación, con escasez de grasa y de proteínas para disminuir el exceso de mielina de los nervios sensoriales, nervios mielínicos y colinérgicos del sistema nervioso autónomo y de los nervios motores del sistema nervioso central.

Está debidamente demostrado, que, "cuanta más mielina exista en los conductores nerviosos se producirán mayores intensidades eléctricas3"; y esto es lo que hay que evitar o corregir en todo tratamiento oncológico. Si el enfermo no sigue dicho plan alimentario, corre el riesgo de que "los electrones, al no disminuir aumentan la intensidad electromagnética", que es lo más probable.

Como "la corriente eléctrica se compone de cargas eléctricas positivas (+) y negativas (-) en igual porcentaje4", lo lógico es, reducir los electrones (proteínas y grasas). Las células de Schwann, que son productoras de mielina en el sistema autónomo3,19, también disminuirían su producción. De este modo se conseguiría contribuir poderosamente en favorecer la curación de todo proceso tumoral, al colaborar conjuntamente con la prescripción médica actual. Si así no se actúa, se corre el riesgo de que la quimioterapia y radioterapia pierdan eficacia; hay que creer en los actuales tratamientos, pero hay que reconocer que son insuficientes en numerosísimas ocasiones, al no ir asociados con hipotensores eléctricos y una alimentación específica, exenta de grasas y proteínas.

En mi propio caso, la doctora que me trató la neoplasia rectal me recomendó, con indiscutible sano criterio, que tomase proteínas y que me nutriera mejor, porque me encontraba muy delgado; había perdido peso desde el inicio del tratamiento; no le respondí, porque si le obedecía aumentarían los electrones (grasas y proteínas). Como la corriente eléctrica se compone de cargas eléctricas positivas (+) y negativas (-) en igual porcentaje, lo lógico es, que redujese los electrones y así disminuiría la intensidad eléctrica al repercutir en las células de Schwann, que son las portadoras de mielina en el sistema vegetativo, como anteriormente se ha mencionado.

En tal sentido, los neurólogos y profesores de neuroanatomía mantienen el mismo criterio de que, "a mayor cantidad de mielina siempre existirá mayor intensidad eléctrica3". Ello explica, en gran parte, por qué los organismos desnutridos, los vegetarianos y también "las ratas topo que carecen de grasa14" están menos expuestos a padecer de cáncer16; en estos casos, sería más admisible que padeciesen de un proceso tumoral por "toxicidad, que, por la electricidad".

Volviendo a mi tratamiento oncológico; el radiólogo. al conocer mi decisión que no me operaría, observé también su preocupación; me dijo que se lo debería haber manifestado antes, al principio, porque "las dosis pequeñas de radioterapia no me habían hecho nada; estas dosis suelen aplicarse cuando el enfermo decide operarse".

Así me lo manifestó el radiólogo. Interiormente yo me sentía optimista con mi propia determinación, porque tenía fe con dicha radioterapia, con la quimioterapia (capecitabina-500) y mi régimen alimentario, y por supuesto, eliminando todo tipo de acción excitante. A este tratamiento le sumé una vida tranquila, sin preocupaciones y un gran optimismo; de este modo, colaboraba también en facilitar el relajamiento nervioso y se reduciría la hiperexcitabilidad de la membrana celular y su tensión eléctrica.

Si no me decido a actuar de esta forma, pregunto, ¿me hubiese curado con dicho tratamiento oncológico comiendo de todo? Hago esta pregunta, porque el magnífico radiólogo que me trató me dijo que, la referida radioterapia no me hizo nada. A esta manifestación suya, opino, que fue un acierto mi determinación de no pasar por quirófano, porque las células no fueron quemadas totalmente, sólo redujo su progresión, aumentando así la eficacia de la quimioterapia y la consiguiente recuperación funcional de las células de todo el recto medio en menos de 25 días, que fue el tiempo que duró el tratamiento. En mi poder obran todas las pruebas clínicas y el posterior resultado de la resonancia magnética. Fui tratado y curado totalmente en el año 2010. Actualmente me encuentro muy bien. Por otra parte, resulta curioso y sorprendente que, el famoso investigador científico de laboratorio, el Profesor, Mariano Barbacid Montalbán, bioquímico en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), manifieste, que "los fármacos que existen son antiguos e ineficaces5."

Si esto es cierto, pregunto, ¿cómo me curé una avanzada neoplasia rectal de 12 centímetros de longitud, si la quimioterapia actual es ineficaz, y unas dosis pequeñas de radioterapia? De esta interrogante se puede deducir que, lo que me curó el cáncer de recto sería mi personal tratamiento, indicado para reducir la intensidad eléctrica de los conductores nerviosos, disminuyendo así las cargas eléctricas negativas (electrones). Si esto es cierto, ¿por qué, en los tratamientos actuales no se prescriben fármacos que reduzcan la tensión eléctrica de la membrana celular, y un riguroso plan alimentario exento de electrones (grasa y proteínas) que consigan disminuir la intensidad eléctrica.?

La vedad es, que no consigo salir del asombro. No lo comprendo.

En consecuencia, creo que hay que reducir la intensidad eléctrica al mismo nivel de potencial eléctrico que tienen los nervios de tercer orden (terciarios), como así sucede con la inervación que reciben determinados órganos de nuestro cuerpo. A continuación, describiré solo tres ejemplos para demostrarlo, que son; la tráquea, faringe y los pulmones.

Estos tres órganos están inervados por nervios terciarios (Ver figuras 1,2 y 2a). Dichos nervios derivan del circuito eléctrico iniciado en el nervio vago, que tiene su origen en el bulbo raquídeo3. Este nervio es de 1º orden (primario)1 y el nervio recurrente, que tiene su origen en el nervio vago es un nervio secundario (de 2º orden); estos dos nervios, el vago y el recurrente, pueden producir cáncer frecuentemente por poder conducir grandes intensidades eléctricas. En cambio, los nervios que tienen su origen en los nervios secundarios, denominados de 3º orden que, por ser portadores de débil intensidad eléctrica tienen menos posibilidad de producir sus terminales nerviosos una gran excitación celular, que es el primer impacto del inicio de todo proceso oncológico.  Sus células sólo pueden excitarse por tóxicos-excitantes.

Es curioso observar, como los pulmones, que recibiendo electricidad de nervios terciarios padezcan con excesiva frecuencia de cáncer, cuando por su propia inervación no deberían padecer de cáncer; dichos nervios tienen su origen en los nervios recurrentes laríngeos que son secundarios. Está claro, que "el cáncer pulmonar es producido, principalmente, por productos tóxicos-excitantes pero, sobre todo, el tabaco8, que es, sin discusión alguna, el mayor tóxico-excitante procedente del exterior.

Indudablemente, la neuroanatomía, neurofisiología y la neuroanatomía patológica del nervio vago (neumogástrico), han supuesto para mí un importantísimo resorte en este enorme trabajo de investigación.

Por lo expuesto anteriormente, he pasado a creer y estar convencido de que, "mi avanzada neoplasia rectal fue curada porque se consiguió reducir la intensidad eléctrica al mismo nivel de los nervios terciarios". No veo otra explicación

 

Cáncer de origen externo

 

Para evitar confusionismo, he creído necesario exponer un nuevo estudio; el diafragma, bazo y tumores cardiacos; sobre estos tres órganos debo aclarar que, "por patología eléctrica no puede, normalmente, producirse cáncer", debido a que reciben la electricidad procedente de finos nervios que tienen su origen en plexos nerviosos, que son; el plexo de la arteria pericardiofrénica para el diafragma6, y del plexo de la arteria esplénica correspondiente al bazo6. En cambio, si pueden padecer de cáncer primitivo por toxicidad, vía sanguínea o por metástais7; las empidemiologías de la O.M.S. la C.I.E.15, son coincidentes.

 

Cáncer de bazo,diafragma y del coracón

 

Diafragma

Según Colin Dine, Profesor en el Departamento del M.D. Anderson de Urología y director del Programa Especializado del cáncer del diafragma, este se produce, sólo por metástasis o por toxicidad7, nunca por vía nerviosa.

La metástasis sólo puede realizarse por vía sanguínea; y la mayoría de los cánceres son superficiales7, significando que no ha ido más allá del músculo diafragmático7. Lógicamente, si se abandona el enfermo el cáncer se hace más profundo en el diafragma7, y, al quedar afectado todo el parénquima diafragmático, los genes de sus células son atacados también por la toxicidad del producto ingerido. Lógico.

Riesgos del cáncer del diafragma7. Por fumadores, trabajadores en diversas industrias, por quimioterapia del ciclofosfamida (cytosán) y del ifosfomadine, y los expuestos al arséncio7.

Según el Instituto Nacional de Cáncer (I.N.C.)7, dicho cáncer es más frecuente en el hombre que en la mujer. Han sido obtenidos en NEW MEDICAL. Life Sciencies. (www.neus.medical)7.

 

Bazo

El bazo es un órgano linfoideo en el que se depositan los leucocitos7. Los cánceres del bazo son producidos por el linfoma hodgkin7 y algunos tipos de linfomas de células T7; suelen producirse 70.000 por año en Estados Unidos7; hay más de 100 subtipos7. Su causa es debido al crecimiento excesivo anormal de células7; hay más de 100 subtipos de cáncer7.

Estos datos confirman también, que "el cáncer del bazo es producido sólo por vía sanguínea". Por vía eléctrica es muy raro que se produzca el cáncer, puesto que el bazo está inervado por finos nervios que tienen su origen en los plexos de la arteria esplénica6 por lo que resulta altamente difícil que dichos nervios sean portadores de grandes intensidades eléctricas.

Cánceres cardiacos

Los tumores cardíacos (Tc) se dividen en primarios y por metástasis7. Estos, son 20 a 40 veces más frecuente que los primarios7. Indudablemente, los tumores primitivos (primarios) son raros por no estar inervados directamente el corazón por nervios colinérgicos y mielínicos.

La revisión autópsica clásica de Straus y Merliss, su incidencia fue de 0,0017-0,28%. Limburrier7 demostró sólo 4 casos en 8500 autopsias, lo que ofrece una incidencia de 0,05%3. Nadas y Ellison7 hallaron 1 caso cada 10.000 autopsias7. Estas referencias son antiguas, y aunque partimos del hecho de que los tumores cardiacos son raros7, cada vez se observan más y aparecen más publicaciones al respecto, y en este sentido habría que hacer las siguientes consideraciones7; a) que es enfermedad rara; b) cada vez más casos; c) todas las unidades médico-quirúrgicas de cardiología acumulan un número variable de casos a lo largo de los años; d) la experiencia de un cardiólogo puede ser limitada7.

Aproximadamente, un 75% son benignos y de estos, más del 5% son mixomas7. El 23% son malignos7 y la mayor parte son sarcomas7. En el adulto, el tumor más frecuente es el mixoma7. Este tipo de tumor está compuesto de tejido conectivo primitivo semejante al parénquina7; generalmente se produce en el tabique interauricular, que es el lugar del corazón donde únicamente recibe débiles intensidades eléctricas procedentes de finos nervios que tienen su origen en el plexo subaórtico. "Por lo general, los tumores malignos se producen en la aurícula derecha"7, por ejemplo, el angiosarcoma que es bastante característico en la aurícula derecha7 tiene tendencia a la metástais, infiltrar el miocárdio y el mediastino y crecer rapidamente7.

Hay afectación pericárdica de forma de derrame pericárdico7; es característico en los angiosarcomas, sarcomas en general y neoplasias cardiacas secundarias7.

El tumor cardiaco benigno es más frecuente en el sexo femenino y en edad adulta (30 a 60 años)7, aunque se ha observado casos en el neonato (recién nacido), infancia y ancianos7. Las formas familiares tienen la característica de presentarse en jóvenes7. Los tumores benignos son, como el mixoma, los más abundantes7. El no ser malignos se debe, en mayor parte, a que "las células nerviosas cardiacas, especialmente las de los ventrículos, son muy escasas y que no tienen contacto entre ellas6, por lo que no puede haber continuidad6. Las células de los ventrículos son mayoritariamente contráctiles6. Por ello, en las aurículas, al existir más células nerviosas y tener contacto entre ellas puede producirse un tumor maligno, pero es raro.

En el microscopio electrónico no se detecta mitosis de las células mixomatosas7.

El fibroma (cáncer de fibroblastos) es raro7; puede aparecer en la edad pediátrica, a cualquier edad y sexo7; es una neoformación benigna infiltrativa7. Deriva del miocardio, generalmente situado en una válvula cardiaca aórtica o mitral7. Puede aparecer también en la edad adulta7. (www.revespcardiol.org).

Estas fiables conclusiones enriquecen la teoría electrobioquímica que preconizo.

 

OTROS ÓRGANOS CON RAREZA DE CÁNCER

 

Intestino delgado

El yeyuno e íleon presenta un cuadro muy típico; se han comparado las células de Cajal (que sólo viven seis días)9,10 como un marcapaso del corazón9,10. Recibe inervación procedente de los nervios que emergen de los plexos de la arteria mesentérica superior6. El cáncer se produce raramente. Dichos nervios son portadores de una débil intensidad eléctrica. No concibo y no conozco otra causa.

Tráquea, Faringe y Pulmones

Estos tres órganos pueden padecer raramente de cáncer por vía nerviosa (electricidad). Todos ellos corresponden al circuito eléctrico del vago.

En los pulmones es raro que se produzca el cáncer por alta intensidad eléctrica, puesto que están inervados por nervios de 3º orden (terciarios)11.

La tráquea y faringe, están inervados por nervios terciarios (de tercer orden)11; estas neuronas son portadoras, normalmente, de intensidades eléctricas débiles11, por lo que resulta muy difícil que puedan producir una hiperexcitación celular, que es siempre el inicio de todo proceso tumorall11. Sólo pueden padecer de cáncer por tóxico-excitantes.

Y volviendo a los pulmones, estos reciben la electricidad de nervios terciarios procedente de los nervios laríngeos recurrentes, que son de 2º orden (secundarios). El nervio primario (de 1º orden) es el nervio vago11, que es donde tienen su origen los nervios recurrentes laríngeos. El nervio vago es el nervio de mayor número de órganos que inerva, siendo el que rige el mayor circuito eléctrico bilógico de nuestro cuerpo.

Por lo tanto, los nervios terciarios correspondientes a la tráquea, la faringe y pulmones por donde fluyen débiles intensidades eléctricas, es raro que se produzcan tumores malignos en dichos órganos. Todas las epidemiologias son coincidentes. No creo que existan otras causas, que, las que aquí se mencionan. Yo, las ignoro. La abundancia de cáncer en los pulmones es debido, principalmente, por el tabaco. Sólo el humo contiene 3.000 sustancias químicas; las más importantes son, el benzopireno, benzoantraceno y la nitrosamina15.

 

CÁNCER GENÉTICO

 

Desde hace muchos años, se viene discutiendo y trabajando sobre la verdadera causa y la proyección del cáncer genético. La investigación que se viene realizando, está casi  exclusivamente bajo control de laboratorio. La realidad actual, es, que siguen falleciendo más de un millón de personas anualmente a nivel mundial por múltiples procesos oncológicos.

Respecto al oncogén, los laboratorios de todo el mundo científico se afanan sin cesar para poner al descubierto los motivos y las circunstancias que provocan su verdadera patología oncológica. Por esta vía de investigación, la realidad actual, es, que se ha conseguido un avance poco esperanzador. Las muertes se irán sucediendo en inmensas proporciones.

El cáncer raramente puede de ser origen genético, puesto que "cada unidad genética, es decir, cada neurona con sus prolongaciones, es el resultado del desarrollo independiente de un neuroblasto (his), o de una célula embrionaria sin participación de ningún otro elemento nervioso o neurológico2". Es decir, que constituye un circuito eléctrico cerrado, totalmente independientes de los demás circuitos eléctricos del organismo humano. La fisiología genética y su patología depende de su correspondiente circuito. La neurona es una unidad funcional2; las células nerviosas poseen la misma cantidad de sustancia capaz de provocar y propagar una excitación nerviosa2.

Este concepto neurológico nos demuestra el por qué es raro o muy raro que se produzca un proceso tumoral en los ventrículos cardiacos y en el diafragma, por ejemplo. En dichos órganos, sólo existen escasas células nerviosas y sin producirse contacto entre ellas para su propagación, lo que impide la formación tumoral. Así pues, el cáncer en dichos órganos, es raro que se produzca un sarcoma por electricidad, pero en cambio, si se puede producir el cáncer por tóxicos-excitantes. Es muy lógico que así suceda; las epidemiologías internacionales lo confirman. Anteriormente se han expuesto.

 

 

UNA PRUEBA MÁS

Es inevitable que toda investigación científica está repleta de múltiples pequeños detalles que normalmente suelen pasar desapercibidos. Como por ejemplo, "por qué el glioma no aparece nunca en los ventrículos cardíacos y en el diafragma". Dicho cáncer no puede producirse en las referidas partes orgánicas por carecer de neuroglia al no existir conductores nerviosos en sus respectivos parénquimas. Las células nerviosas que existen en los referidos órganos son escasas y aisladas, sin mantener apenas contactos entre ellas6, por lo que no puede existir una continuidad celuar6. Sus células son, mayoritariamente, contráctiles6.

La formación de procesos tumorales cardíacos y diafragmáticos se debe a dos causas; por metástasis vía sanguínea o por acciones tóxico-excitantes, y muy raramente por vía nerviosa; sólo se producirían en la aurícula derecha, que es la única parte cardíaca que recibe, normalmente, débiles impactos eléctricos procedentes de finos nervios que tienen su origen en el plexo subaórtico6 y que terminan en la parte posterior de la aurícula derecha6,como anteriormente he manifestado.

 

 

 

 

TRATAMIENTO

***

Junto a los conocidos tratamientos que actualmente se vienen prescribiendo a nivel mundial, sugiero se tenga en consideración los siguientes puntos:

1.- La quimioterapia y la radioterapia aplicarlas simultáneamente durante veinticinco (25) días. Las células malignas, en muchos casos, no es necesario quemarlas totalmente por exceso de altas dosis radioterapéuticas. Con débiles dosis de intensidad recuperan mejor su habitual estructura y sus normales funciones bioquímicas y fisiológicas.

2.- Disminuir la ingestión de grasa y proteínas, o sea, de electrones. La física nos dice que, para disminuir la intensidad eléctrica basta con reducir la aportación de electrones4. Así, la quimioterapia y la radioterapia actuarían con mayor eficacia, sin duda alguna. Reducir la sal (sodio) que es el que favorece los impulsos eléctricos en el cono axial intracelular2; procurar defecar de 1 a 3 veces diariamente; lo ideal sería 2 veces; así el intestino también eliminará más productos tóxicos.

3.- Aumentar la aportación de cationes, especialmente de calcio, potasio y cloruro de magnesio durante dichos 25 días, para restablecer el equilibrio iónico celular.

4.- Colocar durante 25 días un electroimán en la misma zona tumoral o en el punto de origen del circuito eléctrico biológico correspondiente a la parte orgánica afectada; por ejemplo, en un cáncer de esófago, laringe, estómago, hígado y colon descendente colocar dicho aparato, a nivel del bulbo raquídeo intramedular, que es el punto de origen del nervio vago; o en la zona del órgano afectado, que es donde se inicia el proceso tumoral.

5.- Prescripción de agentes parasimpáticoliticos y anticolinérgicos para intentar bloquear los impulsos eléctricos de los nervios colinérgicos y la acción excitante de la acetilcolina (ACh). Los antioxidantes son productos parasimpaticoliticos11 y anticolinérgicos11. En los casos avanzados hacer uso de pequeñas dosis de bromuro sódico bajo riguroso control médico; es, el menos tóxico y el más eficaz de todos los bromuros. Es un producto depresor eléctrico y despolarizante. Hay que reducir la intensidad eléctrica hasta un nivel similar al de los nervios terciarios. Este proceso se produce en las curaciones espontáneas del cáncer11. Es imprescindible reducir la hipertensión eléctrica celular.

6.- Prescribir tratamiento antimielínico, o sea, productos que eliminen las cargas eléctricas negativas (-), especialmente los aminoácidos, proteínas y la grasa que son los constituyentes de la capa mielínica que envuelve la célula. El té verde es muy recomendable, así como otros productos antioxidantes, que son numerosos13; frutas, verduras y legumbres13.

7.- Prescribir un despolarizador, es decir una sustancia que reduzca la tensión eléctrica de la membrana celular. Por ejemplo, el bromuro sódico al 20%.

Con este tratamiento, susceptible de ser mejorado, se consigue regularizar nuestra tensión eléctrica, que es la que produce las radiaciones eléctricas ionizantes causantes de todo tipo de cáncer e incluso el encogén. Así, se evitarían muchos fallecimientos. Es inofensivo y muy económico. ¿Por qué no se autoriza la prescripción de bromuro?.

8.- Si el cáncer es producido por tóxicos excitantes, seguir el mismo tratamiento que el de los cánceres de origen interno, pero siempre eliminando los efectos de los agentes tóxico-excitantes causantes de cáncer. Por ejemplo, eliminar la toxicidad que producen la nicotina y la semiquinona.14,19

9.- Llevar una vida tranquila, ser optimista constantemente y todo aquello que reduzca el mantener relajado el sistema nervioso.

 

COMENTARIO AL TRATAMIENTO

 

Indudablemente, debo aclarar y matizar por qué me mantengo firme en el criterio sobre la importancia tan decisiva que tiene nuestro sistema nervioso, y muy especialmente, la hipertensión eléctrica celular en la producción de todos los procesos tumorales.

Hace mucho tiempo que vengo sugiriendo que se tenga en consideración el tratamiento de la tensión eléctrica celular y sus consecuencias. Aquí trato de demostrar y convencer de que, "la electricidad y los tóxicos excitantes, son los principales causantes de todos los procesos tumorales"; todos los elementos desencadenantes, tanto de origen interno como externo producen, inicialmente, una peligrosa hiperexcitabilidad celular, incluso un simple traumatismo puede producir un cáncer.

Y para demostrarlo, voy a exponer el estudio neuroanatómico y neuropatológico del mayor circuito eléctrico de nuestro cuerpo, que es, el que protagoniza el nervio vago (neumogástrico), que a continuación expongo.

El nervio vago (ver fig.1,2 y 2ª) es un nervio primario, del que tienen su origen los nervios recurrentes laríngeos y los nervios recurrentes que terminan en el esófago. Todos los nervios primarios y secundarios pueden ser portadores de elevadas intensidades eléctricas y ser la causa de procesos tumorales malignos. Los hechos demuestran.

Sin embargo, las inervaciones que parten de los nervios recurrentes laríngeos y del nervio recurrente del esófago, al ser nervios terciarios, son portadores de intensidad eléctrica débil, insuficiente para poder provocar una hiperexcitablidad de sus terminales nerviosos en los respectivos órganos que inervan, que, en estos casos concretos, son, la tráquea y la faringe. Pero hay que matizar que estos mismos órganos, sí pueden padecer de cáncer por toxicidad, especialmente por el tabaco15,18. Las epidemiologías mundiales así lo confirman11.

Resulta curioso observar como los pulmones que, recibiendo electricidad de nervios terciarios nos presentan una casuística mundial con un número elevadísimo de cáncer. La explicación es muy simple; el cáncer es producido por múltiples agentes externos; especialmente el tabaco, que contiene el radical libre de gran actividad cancerígena, que es, la semiquinona13. Es decir, que el cáncer pulmonar es producido por toxicidad y no por electricidad, exáctamente igual de lo que acontece en la tráquea y en la faringe; por tanto, estos tres órganos, tráquea, faringe y pulmones deben ser combatidos también con fármacos antitóxicos. Las epidemiologías internacionales, que aquí se describen, lo confirman.

En consecuencia; estimo imprescindible la prescripción de fármacos que reduzcan la tensión eléctrica de la membrana celular y reducir la intensidad eléctrica a sus normales potenciales eléctricos. No conozco ninguna otra prueba que sea tan convincente como la que aquí se ha expuesto sobre el circuito eléctrico biológico del nervio vago.

De confirmarse que nos encontramos en el camino de la verdad, el tratamiento oncológico debería centrase, principalmente, en reducir los electrones a niveles mínimos. "Desde el punto de vista de las propiedades eléctricas debe incluirse también las del cuerpo humano4". Como esto es así, creo, que todo tratamiento del cáncer debe ir asociado a consumir durante el tiempo que dure la enfermedad cantidades mínimas de proteínas y grasa.

Volvemos a las cargas eléctricas. Como se sabe, la carga del núcleo celular es igual a la carga total de los electrones4. Al existir pocos electrones entorno al núcleo, la corriente electroiónica siempre permanecerá ausente de hipertensión. El peligro de padecer de cáncer se verá ostensiblemente reducido en todos los tipos de células. Este mecanismo electroiónico, muy reducido, es el que se produce en loa organismos desnutridos por no poder alimentarse, como así sucede en todos los países no industrializados; su carga de electrones es muy reducida.

Si la hipertensión arterial es peligrosa, mucho más lo es la hipertensión eléctrica de nuestro cuerpo.

En nuestro organismo vemos como todos los órganos que están inervados por nervios terciarios, no padecen de cáncer o muy raramente, en cuyo caso habría que pensar que,  en dichos órganos la hiperexcitabilidad celular es producida por tóxico-excitantes, bien de origen interno o externo, especialmente por el uso y abuso del tabaco. Llegado a este punto se impone despejar la siguiente incógnita; ¿por qué no se produce el cáncer en los pulmones de grandes fumadores que han llegado a la senectud y que han fallecido sin padecer de cáncer pulmonar? La respuesta la veo muy sencilla, con nítida claridad; la causa se debe a que los pulmones reciben electricidad de nervios terciarios, lo mismo que acontece en los ventrículos cardiacos y en el diafragma. Pero, además, se debe también, posiblemente, a que las proteínas nucleares (canales icónicos) son poco excitables o que sus núcleos celulares están rodeados de escasos electrones

Debo recordar que, las proteínas mitocondriales, las citosólicas y las proteínas nucleares tienen acción motora.

***

Un claro postulado estructural; según Russell, "cuando un número de hechos parecidos se dan alrededor de un centro con el que no mantengan una distancia grande, ocurre que esos hechos están en conexión causal con este centro y forman parte, por tanto, de una misma línea causal que los conecta estructuralmente entre ellos y con el hecho central17". Este postulado lo he demostrado con la exposición del circuito eléctrico del nervio vago.

 

 

 

 

MIS PRIMERAS OBSERVACIONES

 

Es lógico y normal que, cuando se da a conocer un trabajo científico de cierta envergadura y responsabilidad se le pregunte al investigador, "cómo fueron los primeros pasos para alcanzar sorprendentes resultados".

Se trata de unas simples observaciones, que, durante siglos los mismos profesionales de podología no le concedían la menor importancia; me refiero a los muy variados tipos de hiperqueratosis que normalmente y con frecuencia se presentan en ambos pies. Siempre, y en todas las épocas de la vida se le atribuía la causa al roce.

Aquí, trato de demostrar que "el roce sólo produce las hiperqueratosis plantares en personas que están predispuestas a su formación"; y esta predisposición consiste en que, sus nervios motores son portadores de una intensidad eléctrica superior a la normal, en cuyo caso, las células gliales secretan la glia. Esta es una sustancia que, al salir al exterior de la epidermis se solidifica formándose así la hiperqueratosis (callosidad). En el dorso del dedo grueso del pie, es muy raro que se produzca una hiperqueratosis; la causa es que tiene una débil inervación motora.

Siempre se ha dicho que, una fotografía vale más que mil palabras; y es verdad, lo voy a demostrar con 36 fotografías que a continuación expongo.

En las fotos números 1 y 2 aparecen callos miliares en plena concavidad plantar; en las fotos 3, 4 y 5 son de la misma enferma; en ellas vemos abundantes hiperqueratosis miliares en los pies y en las manos. En este insólito caso no cabe pensar que el roce ha sido la causa. En la foto número 6 aparece también una hiperqueratosis (callosidad) miliar en plena concavidad plantar, donde no existe el menor roce ni presión del calzado. Este caso clínico es muy curioso y sorprendente; durante años le trataba de una simple hiperqueratosis; pero esta simple callosidad acaba por transformarse en un pequeño papiloma. Lo traté con argenpal y ligeros toques de ácido nítrico; con seis curaciones desapareció totalmente.

En las fotografías 7, 8, 9, 10, 11, 12 y 13 aparecen como única callosidad en las zonas de menor roce; lo lógico es que apareciesen en las zonas de mayor presión. No sucede así. En la foto número 14 se ven hiperqueratosis miliares en la misma zona del retropié en ambos pies. En cambio no aparece en ninguna parte sometida al roce o presión del calzado. En las 15 y 16 aparecen pequeñas hiperqueratosis en el antepié y el retropié y en idéntico lugar. En las fotos 17, 18, 19, 20 y 21, aparecen casos similares en las anteriores. En las fotos 22 y 23 se aprecian dos callosidades en el dorso del 4º dedo de ambos pies; en la 24, similares hiperqueratosis en las mismas zonas del antepié. La neuroanatomía es similar en ambas extremidades. No cabe aquí ninguna otra demostración.

Todas estas aportaciones fotográficas nos demuestran la poderosa influencia del sistema nervioso electromotriz.

A continuación vemos las fotografías 25, 26 y 27 en las que aparecen, una vez más, callosidades (hiperqueratosis) miliares en pleno arco plantar. En la 28, aparecen sólo dos pequeños callos miliares.

En las fotos 29, 30, 31 y 32 aporto unos casos clínicos de papilomas que se prestan a plantear interrogantes dignas de tener en consideración en este trabajo de investigación podológica. Por ejemplo, ¿cómo es posible que se implanten los virus en idéntico lugar en ambos pies? ¿por qué aparecen los papilomas con más frecuencia en la edad juvenil que en el adulto? En estos casos, lo lógico es pensar que la causa es de origen electro-hormonal, como ya he publicado en otros trabajos más ampliamente.

En las fotos 33, 34 y 35 podemos ver dos papilomas en cada pie y en idéntica zona. ¿Por qué se produce este curioso y sorprendente tumor papilar? La respuesta es muy simple; la causa es, que se ha producido la misma patología neuroanatómica en ambos pies. La electricidad ha fluido con la misma intensidad en ambos pies, y como los nervios van siempre acompañados de vasos sanguíneos portadores de hormonas, aquí tenemos una lógica prueba. No concibo otra causa. Esto nos aclara, por qué aparecen estos procesos patológicos en edades tempranas y muy raras en el adulto. Y finalmente, en la foto 36 aparece mi propio dedo grueso de la mano izquierda contaminado de un papiloma plantar de un niño, al que se le produjo por un proceso electrohormonal, propio en estas edades.

En los numerosos congresos de Podología que asistí y que intervine, mis compañeros observaban lo mismo, pero no le daban la menor importancia, sólo pensaban y creían que el roce era la causa. Mis conferencias por toda España, que no fueron pocas, le hicieron cambiar de criterio. En el año 1972 obtuve el "Premio Nacional de Podología", reconociéndose así mis trabajos de investigación.

En las conferencias que daba en los referidos congresos, exponía numerosos puntos de muy variado matiz. Así por ejemplo, demostraba cómo y por qué desaparecían espontáneamente todas las hiperqueratosis plantares y un melanoma interdigital maligno por falta de electricidad, al presentársele un fuerte hemiplejia.

El caso de la aparición de hiperqueratosis plantares en los inválidos por espasticidad muscular nos demuestra que la causa es sólo por exceso de energía eléctrica; sus pies no están sometidos a roce ni presión de calzado. Su frecuencia es elevada en las consultas de podología.

La desaparición espontánea de un cáncer pulmonar  de un compañero y amigo mío, sólo se concibe que la causa ha sido también por la gran disminución de electricidad de los nervios que inervan los pulmones y que tienen su origen en los nervios recurrentes laríngeos. No fumaba.

Estas referidas epidemiologías  me facilitó y forzó a efectuar y despejar la siguiente pregunta; ¿por qué aparece también la glia en numerosos tipos de cáncer en el sistema nervioso vegetativo? La respuesta la concibo con suficiente claridad; las células gliales, existen en todos los nervios correspondientes al sistema nervioso central (S.N.C), en el sistema nervioso vegetativo (S.N.V.) y en el sistema nervioso sensorial (S.N.S.) que, al ser excitadas excesivamente producen la glía; incluso dichas células están expuestas también a padecer cáncer, o sea, el glioma.

Como vemos, la corriente electromotriz, al ser intensa, ha producido las hiperqueratosis y el papiloma plantar. Y se ha demostrado que al desaparecer la electricidad en las extremidades inferiores por una paraplejía, quedan eliminadas todas las hiperqueratosis, incluso el melanoma interdigital maligno que aquí ha quedado expuesto. Pero lo que más me llamó la atención fue, que también desapareció un cáncer de pulmón en fase metástasis avanzada, que también he dado a conocer.

En ambos casos, uno correspondiente al sistema nervioso central y el otro al sistema nervioso vegetativo, no puedo dudar de que la causa ha sido la misma, o sea, que la intensidad eléctrica descendió a niveles mínimos muy próximos a la reobase.

Y caso curioso; la glía aparece también y en abundancia en el cerebro de los enfermos de Alzheimer por hipertensión eléctrica. (Ver Alzheimer).

Hasta aquí, he expuesto mis primeros testimonios y unas pruebas que he escogido entre los muchos que aparecen también en esta misma página web www.canceryalzhemier.com.

Que difícil resulta dar a conocer (y convencer) un trabajo científico de clínica cargado de originalidad y por apartarse de las normas y nomenclaturas que actualmente existen a nivel internacional.

¿Me acompañará el debido reconocimiento oficial en vida? (Tengo 91 años).

 

 

Comentario Podológico

            Todas las hiperqueratosis de pies y manos que anteriormente se han descrito, y demostrado con 36 fotografías, debo añadir y comentar brevemente otras hiperqueratosis que aparecen en la frente de personas adultas, especialmente en la senectud. Su aparición se produce por la excitación de las células gliales  que tienen una proteína que secreta una sustancia denominada citoqueratina que, al salir al exterior de la piel se solidifica, formándose así la hiperqueratosis frontal. Los nervios frontales externos son los portadores de las neuroglias, causantes de dicha patología al recibir una fuerte y constante hipertensión eléctrica, propia de personas de avanzada edad.

En la consulta de Dermatología del antiguo Hospital de San Juan de Dios de Jaén, donde trabajé durante dos años con el Jefe de Servicio, el Doctor, Antonio Beltrán Alonso, tuve la oportunidad de presenciar dos casos patológicos de hiperqueratosis frontal en forma de cuerno bastante desarrollados, entre 2 y 3 centímetros de longitud aproximadamente.

Así pues, considero haber demostrado que, las hiperqueratosis de la frente y de los pies y manos se producen sin roce ni presión alguna. La causa es por la hipertensión eléctrica. En cambio, la glía que aparece en los procesos tumorales no se solidifica. Esta es la diferencia que existe entre la glía que aparece en procesos tumorales del organismo y la del exterior de la piel. De aquí, que todas mis investigaciones están centradas en dos peligrosas enfermedades; el CÁNCER y el ALZHEIMER. Y he demostrado que estas dos enfermedades nunca pueden presentarse y desarrollarse conjuntamente. (Ver canceryalzheimer.org).

 

***

            Que difícil es, dar a conocer y convencer a las autoridades científicas internacionales un trabajo de investigación de clínica cargado de originalidad y por apartarse de la cronicidad sistemática en la que actualmente están sentadas unas bases científicas, incapaces de conseguir la eliminación de todos los tipos de procesos tumorales.

Necesito Ayuda y Comprensión. Sólo no se puede avanzar. ¿Lo conseguiré en vida?.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1.       MORROS SARDÁ, JOSÉ. "Elementos de Fisiología". Edit. Científico-Médica; 8º ed, Pág. 7

2.       ERIC KANDEL, E.JESSELL TH.M. y SCHWORDTZ, J. (1999); "Neurociencia y Conducta". 2º ed. Pág. 25,33,35,47,123,125,175. Prentice Hall, Madrid

3.       A.J. FONOLLA. (1986). "Neuroanatomía". Tomo I; Pág. 5,7.

4.       "Pequeña Enciclopedia Temática"; LAROUSSE; Ramón García-Pelayo y Groos. Edic. LAROUSSE (1978) París; Pág. 1924,1942,1966,1068.

5.       Revista Quo; Pág. 43 nº253- octubre 2.016.

6.       LATARJET-RUIZ LIARD; "Anatomía Humana"; 3º Edic; Pág. 124, 154, 199, 276, 277, 295 ,319 ,320 ,396, 995, 1032, 1033, 334.

7.       www.revespcardiol.org

8.       GONZÁLEZ BARÓN, MANUERL. "Oncología Clínica"; 2º Edic. Pag. 16,283,370.

9.       RHOADES, R.A.; TAMMER, G.A. "Fisiología Médica" (1996); Masson, Pág. 557,558.

10.    POCOK, G.; RICHARDS, C.D.; "Fisiología Humana" (2005). Masson 2ºEd. Pág. 442,443

11.    www.canceryalzheimer.com

12.    ODILE FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, Mis recetas anticáncer; (2014), 15º edic.; Pág. 76,166,167,168,169,170,171,172,173; edit. Urano, SAU. Madrid

13.    DEMETRIO SODI PALLARÉS. Magnetoterapia y Cáncer; Pág.141,175,184,186,188,189,194,198 (2º ed.).

14.    J.ALCALDE. "La rata más fea que puede curar el cáncer"; LA RAZÓN; 4 agosto 1913

15.    FRANCISCO LOPEZ-LARA MARTÍN, CARMEN GONÁLEZ SAN SEGUNDO, JUAN ANTONIO SANTOS MIRANDA Y ÁLVARO SANZ RUBIALES (1999). Manual de Oncología Clínica; Secretariado de Publicaciones e Intercambio Científico, Universidad de Valladolid. Pag.. 14,15,22. Secretariado de publicaciones e Intercambio Científico. Universidad de Valladolid.

16.    ORESTES CORDERO. Anatomía y fisiología humana. 10 ed. Pág.57

17.    RAMÓN Y CAJAL. "Vida, pensamiento y obra". 2.008; autor Pedro Lain Entralgo. Pág.96,97,98,268.

18.    GONZÁLES BARÓN, M.-CASADO SAENZ, E. y colaboradores (1997):" Cáncer y Medio Ambiente", Edit. Noesis, S.L. Madrid Pág.59,164,165,166.

19.    Diccionario Ciencias Médicas.

20.    Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (C.N.I.O.); periódico LA RAZÓN; "Cáncer. Como no se había visto nunca"; Septiembre 2017, pág.38.

21.    PEDRO GARCÍA FÉRRIZ; "Teoría Electrobioquímica y el Cáncer". (1987) Edt. Riquelme y Vargas Ediciones; Jaén, Págs. 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59; Impr. Soproargara, S.A. Jaén

 

 

 


[*] En este estudio no se incluyen las radiaciones gamma, la radiactividad, etc., por ser cancerígenos de acción directa y dura que penetran profundamente en los tejidos sin influencia del sistema nervioso.